El origen de una tradición: Dulces en Almíbar

¿Sabías de dónde proviene uno de los procesos de conservación de frutas más eficiente y con un sabor que es irresistible? En Mejores Precios te lo contamos.

Es impensable decir que uno de los ingredientes más ricos para usar en repostería y para conservar las frutas, se logre a partir de agua y azúcar solamente. La palabra «almíbar» proviene del árabe almaiba, que era un jarabe elaborado con membrillo.  

Fueron los árabes quienes descubrieron la forma de que el sabor de las frutas, estacionales o no, se conserven durante más tiempo. 

Pero más allá de su increíble sabor, la función del almíbar es evitar que los microorganismos se reproduzcan o que lo hagan, pero de una forma mucho más lenta que la normal. Esto sucede, porque el azúcar retiene el agua y dificulta la supervivencia de los microbios. 

Los usos del almíbar son múltiples en el mundo de la gastronomía: se utiliza para la elaboración de caramelos, cobertura de pasteles, base de postres y para conservar frutas. 

Para disfrutar de este increíble dulce, te recomendamos realizar la tarta invertida de duraznos en almíbar,  para compartir con familia y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *