Una excusa para el encuentro ✨

El mate para los argentinos, es un orgullo nacional. Sinónimo de compartir, diálogo, tiempo, tradición, y mucho más, caracterizan a ésta infusión que nos acompaña día a día.

A diferencia del té o el café, que son infusiones que normalmente se toman individualmente, el mate es una bebida que se acostumbra a beber entre conocidos, familiares y amigos. Ayuda a socializar, facilita la generación de vínculos, alarga la charla o la promueve, acorta distancias, ayuda a intimar, distiende, e informaliza.

La temperatura del agua, la yerba, la bombilla, el recipiente y hasta la forma de prepararlo pueden determinar el resultado final. 
Poco a poco cada uno le va agregando su sello personal de acuerdo a los gustos: dulce o amargo, con cáscaras de cítricos o con hierbas aromáticas, tibio o bien caliente, con café, azúcar negra o hasta con leche.

En Argentina es la bebida más popular y se la considera tan emblemática que en 2013 fue declarada “Infusión Nacional” por ley. Por ello, hoy en día, el mate  tiene una presencia continua en todos los hogares argentinos, y también en lugares menos pensados como Siria o el Líbano, ya que inmigrantes de esos países exportaron esta tradición a sus lugares de origen.


El mate, infusión nacional que viene muy de la mano con la tradición, con la argentinidad. Pero es mucho más que eso: El mate tiene muchos significados y es un ritual del que no podemos desprendernos.

Algunos tips a tener en cuenta al momento de tomar mate ✔
  1. No toques o muevas la bombilla con la mano.
  2. Respeta el orden del círculo.
  3. No digas gracias cuando alguien te pase el mate, esto significa que no querés más.